¿Por qué no se manifiesta esa relación que tanto deseo?

No es porque no lo desees con todo tu corazón, no es porque no sea bueno para ti, no es porque no seas lo suficientemente buena para tenerlo o no lo merezcas (estas últimas son creencias limitantes)

Así que primero que todo, hablemos de las creencias limitantes

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias son opiniones muy fuertes que has heredado o aprendido de tu entorno y que has creído como ciertas, como verdades absolutas y que definitivamente influyen en tu vida sean ciertas o no.⁠ Por eso es tan importante identificar y cuestionar las creencias que has ido creando y creyendo desde pequeña y las historias que hoy te cuentas para justificar esa visión del mundo, de tu merecimiento, de tu valía y de ti misma. 

Todas las creencias actuales que tienes sobre ti misma afectan muchas áreas de tu vida y te llevan a tener una mala relación contigo, ya que pueden estar impidiendo que brilles más fuerte y alcances tu máximo potencial y tengas lo que deseas ver manifestado en tu realidad.

Así mismo, las creencias que tienes acerca de ti misma y de la vida también pueden estar escondiendo inseguridades o miedos de poder crecer y entrar en una nueva etapa más grande y expansiva en tu vida y de tener eso que deseas.

El primer paso para empezar expandir tu amor propio y merecimiento es cambiar tu mentalidad. ¿cómo? trayendo luz y consciencia a tu sistema actual de creencias negativas. Esto es, que traigas del inconsciente toda esa información que te bloquea y la hagas consciente para poder resignificarla.

Ahora volvamos a nuestra pregunta: ¿Por qué no se manifiesta esa relación que tanto deseo?

El motivo es porque conscientemente deseas algo, pero en tu inconsciente tienes otra razón que te dice que NO. Es decir, tienes una discordancia en tu interior. Y tu inconsciente siempre le va ganar a tu consciente.

Cuando entras en tu interior y revisas cuales son los beneficios ocultos o los costos que trae para ti el hecho que eso que tanto deseas se materialice o no, te darás cuenta que esos son los motivos que están impidiendo que se manifieste lo que tanto deseas conscientemente.

Por ejemplo, deseas tener una pareja, pero en tu interior está el siguiente dialogo (inconsciente):

  • Las mujeres de mi casa siempre han fracasado en sus relaciones de pareja o mantienen relaciones dependientes.

Si yo tengo una relación de pareja feliz, sana y amorosa:

  • Yo voy a ser la diferente de la familia y con eso tal vez pueda perder su aprobación y quizás ya no pertenezca a mi clan y eso conllevaría perder también su amor y apoyo y yo no quiero eso, para mí es muy importante la aprobación de mi familia y recibir su amor.

Entonces sucede que, aunque deseas conscientemente tener una pareja, inconscientemente por miedo, prefieres repetir el mismo patrón familiar y así mantener lealtades que te limitan para a cambio recibir amor y aprobación de tu familia o entorno, lo cual para nuestra parte más primitiva es un tema asociado a la supervivencia y pesa muchísimo a nivel inconsciente.

ALGUNAS CREENCIAS LIMITANTES SON:

  •         Tengo que escoger entre ser exitosa y tener un hogar feliz
  •         No hay felicidad completa
  •         No se puede tener todo al mismo tiempo
  •         Tener una pareja me va a quitar el tiempo que dedico a mi trabajo
  •         Si tengo una pareja voy a perder mi independencia y mi libertad
  •         Si no me entrego al 100% a mi familia voy a ser una mala esposa o una mala madre
  •         Si gano más que mi pareja él se va a sentir menos

Los hombres se intimidan con mi éxito (Y puede que muchos sí, pero no todos)

Todos los hombres son iguales

  •         No soy la suficientemente valiosa
  •         El amor duele o es sufrimiento
  •         Las relaciones son perdida de la libertad
  •         Entre más quiero más sufro

Sin embargo, todo esto se puede cambiar y no es algo que tengas que vivir o repetir por siempre y es gran parte de lo que te enseño paso a paso en el proceso de transformación que se realiza en el curso La Magia del Amor Propio.

Artículos recomendados

Deja una respuesta